Los eventos corporativos son inversiones importantes y el vídeo puede ayudar enormemente a rentabilizar esos esfuerzos.

 

Parecía que Internet iba a darle carpetazo a las feria y otros eventos corporativos, y si bien es cierto que hubo unos años en los que las empresas echaron el freno, desde hace ya un tiempo se observa un nuevo repunte de asistencia en ferias y organización de eventos empresariales por lo rentables que son si se planifican correctamente.

Como animales sociales, el contacto físico ayudará mucho a afianzar nuestra confianza, en cierta medida, necesitamos darnos la mano y mirarnos a los ojos más allá de las pantallas. Las relaciones se construyen de forma muy similar desde hace miles de años, y el vídeo se ha convertido en la mejor forma de captar y reforzar esas relaciones humanas.

Además de una insaciable hambre por conocer las historías de las empresas a las que compran, éstas son algunas de las razones por las que el vídeo ha de ser una pieza fundamental en la comunicación de cualquier evento, cuyo objetivo principal es captar la energía y aprovechar su impulso durante varios días:

1/ Alarga la duración virtual del evento.

Los eventos son fugaces. Se invierte una gran cantidad de energía (tiempo y dinero) y para rentabilizar esta inversión hay que «estirar el chicle». El vídeo ayuda a revivir y reconectar tanto con los asistentes como con aquellos que no pudieron (o quisieron) asistir.

2/ Nadie puede resistirse a un video resumen.

Si el vídeo es hoy por hoy el rey del contenido, los aftermovies, o vídeo-resúmenes son irresistibles. Todo el mundo quiere ver lo que ha acontecido, sobre todo los que asistieron, a quienes les encanta verse y ver a los que les acompañaron. Esta es la razón por la que un aftermovie tiene un alto potencial de convertirse en viral pues nos encanta compartir aquello que nos hace «molar más». Es lo que podemos llamar el poder del «yo estuve allí».

3/ Es relativamente económico.

No necesita, como en otros casos, una gran inversión en producción. No requiere de un elaborado guión, aunque si que es necesaria una planificación para que los vídeos estén alineados con la marca y le ayuden a fortalecer su imagen. ¡Ojo con el audio! Una mala canción, un mal audio puede estropearlo todo.

4/ Genera conversación.

El simple hecho de generar un diálogo entre la empresa y sus agentes externos ayuda a crear y fortalecer relaciones a la vez que se incrementa la credibilidad de la empresa. El vídeo narra algo que realmente ha sucedido, no son simples palabras.

5/ Llegas a otros públicos.

Los aftermovies tiene un alto potencial de ser compartidos por lo que llegas a públicos que no es posible acceder de otra forma. Esto contribuye a crear la imagen de marca de una forma global lo que ayudará a temas tan dispares como atraer talento a la empresa.

6/ Impulsa las ventas y el marketing.

Ambos canales, tanto el de ventas como el de marketing se verán beneficiados si aúnan los esfuerzos. Este tipo de eventos puede generar vídeos de un alto contenidos comercial a la vez que ayuda a definir y fortalecer los valores de la marca.

7/ Despierta el deseo.

Si el evento supone una ocasión única, aquellos que asistieron podrán presumir al compartir el vídeo, y despertar así una sana envidia en aquellos que se lo perdieron. Esto imprime un alto valor y posiciona la marca en la parte superior del deseo lo que refuerza enormemente el branding de la empresa.

 

Una vez has decidido que vas a a realizar un gran esfuerzo en un evento ¿por qué no maximizar el impacto y lograr así un mayor retorno de la inversión? El vídeo de tu evento, feria o congreso puede ser un gran aliado en este objetivo de video marketing.

Etiquetas: