Youtube es, además de una red social, el segundo mayor buscador del mundo. Y esa doble utilidad lo cambia todo.

 

Cada red social es un mundo y los contenidos que publiquemos han de estar adaptados a cada unas de las plataformas. Lo de copiar y pegar el mismo vídeo en todos lados no funciona.

En Instagram por ejemplo, los vídeos de las sección de noticias no pueden tener más de 1 minuto de duración y los vídeos horizontales se ven tan pequeños que suelen tener una baja aceptación, por lo que es mejor usar formatos cuadrados o verticales. Por contra, en la misma red social, tenemos dos formas más de publicar vídeos: los famosos Stories que sólo pueden ser verticales y con un máximo de 15 segundos por clip, y por otro lado el IGTV, que no es ni más ni menos que un intento de comerle terreno a Youtube, y por tanto admite vídeos de una duración de hasta 1 hora y aquí si, los vídeos horizontales son bienvenidos. ¿Un poco lío verdad? Ya ves que es necesario conocer bien los pormenores de cada plataforma para encajar nuestros contenidos en cada medio.

Igualmente, no es lo mismo un vídeo que colocas en tu web que un vídeo colgado en Youtube o cualquier otra red social. Aquellos que nos siguen en las redes no esperan un mensaje de presentación, ya nos conocen, quieren que les informes de las novedades o saber algo más de nosotros, lo que tiene poco que ver con un vídeo de presentación típico de una web, que es más bien para quien aún no sabe nada de tí. Además de las adaptaciones de contenido también hay que tener en cuenta el tema técnico. Por ejemplo, a día de hoy ningún móvil va a reproducir de forma automática un vídeo metido en una web, tal y como pasa en la mayoría de redes sociales. En el navegador, para ver cualquier vídeo desde un móvil, tendrás que darle a algún botón para que empiece a reproducirse. Hemos de ser conscientes de que ese vídeo que hemos puesto en la portada de la web sólo arrancará de forma automática en los ordenadores de sobremesa, por lo que para tablets y móviles hemos de poner una buena imagen fija que motive al visitante a darle al play.

Todo vídeo ha de adaptarse al medio donde va a publicarse, tanto en formato como en contenido.

Si hablamos de los formatos aceptados en cada red social, esto se merece un capítulo aparte pues es un tema bastante pantanoso y lo cierto es que las diferentes plataformas van cambiando sus formatos y copiándose unas a otras con una velocidad pasmosa. Así, Instagram copió a Youtube con el IGTV, Youtube empezó a soportar vídeos verticales, y por otro lado, todas las redes sociales ya tienen un apartado similar a los Stories de Instagram simplemente para no quedarse atrás, pero ya se sabe, el que golpea primero, golpea dos veces.

A modo general, hay ciertas diferencias en los contenidos que tenemos que tener en cuenta a la hora de publicar los vídeos en las diferentes plataformas:

  • Si vas a publicar un vídeo en tu web, seguramente será algo descriptivo con un toque comercial. Tienes que presentar tu mejor cara. Muy orientado a vender tu marca, tus productos o servicios, sin que supere el minuto, o minuto y medio de duración.
  • En Instagram, debido a su herencia de la fotografía, predomina la belleza. Los principales contenidos de esta red social son gente (guapa) mostrando su mejor cara (postureo) o haciendo cosas excepcionales. Mientras no publiques algo feo, tendrás una buena aceptación.
  • En Youtube puedes encontrar de todo, pero sólo vídeos y no suelen ser cortos. No hay fotos, y sus contenidos más abundantes son: tutoriales (mucho gamer jugando a videojuegos), revisiones de productos y unboxings, videos graciosos y vlogs. Nada de esto lo verás en Instagram.
  • Facebook no renuncia a nada, aunque vemos que apunta hacia los vídeos de entretenimiento. Olvídate del contenido comercial, aquí vender está mal visto a no ser que le des un giro muy atractivo. No puede combatir con la sofisticación de Instagram ni con la utilidad de Youtube. Si vas a entretener, esta es la mejor plataforma para conectar con tu audiencia.

 

Obviamente, y debido a que estamos generalizando, todas estas reglas anteriores se pueden romper y nos encontraremos marcas publicando video-tutoriales en Instagram o lanzando en Facebook contenidos corporativos con éxito. Pero si hay algo en lo que ninguna de las plataformas ha conseguido ni siquiera acercarse a Youtube es en su utilidad como buscador, y es que aunque lo han intentado, detrás de todo está el monstruoso Google. Y esto, en la era del SEO, es algo a lo que debemos prestar mucha atención para sacarle provecho y dejar nuestros contenidos listos para obtener un buen posicionamiento tanto en Youtube como en el buscador de Google, pues van de la mano.

 

¿Cómo adaptar tu vídeo a Youtube?

 

Bien, ya tienes un vídeo que nació para ser visto en tu web, en él se muestra la empresa, el equipo y se detallan brevemente los productos o servicios ¿ahora qué?

 

1- ¿Es un vídeo suelto o hablamos de una estrategia de video marketing?

En primer lugar debemos de plantearnos si este vídeo que queremos incluir en nuestra web es algo aislado o es parte de una estrategia de video marketing que, además de una buena carta de presentación en nuestro site, nos ayude a atraer tráfico más allá de nuestra propia web, y para ello, puede ser muy útil hacer varios vídeos que configuren así diferentes puertas de entrada.

Supongamos que tenemos en mente hacer un vídeo corporativo para la web, en este punto podemos hacer un único vídeo para meterlo en la portada, o bien, crear varios vídeos, uno por cada sección para fragmentar el vídeo en pequeñas piezas de contenido más concreto y más fáciles de digerir. Así, por ejemplo, podremos tener un vídeo que presente las instalaciones y el equipo, junto con una breve historia, para la sección de “Quienes somos“, y adicionalmente, incluir un vídeo por cada servicio o familia de producto.

Este abanico de vídeos temáticos nos será útil al menos para un par de cosas. Lo primero es que está demostrado que un vídeo en una web incrementa enormemente el tiempo de permanencia y es básicamente por que ya nadie lee, preferimos un vídeo (corto), por lo que con total seguridad nuestro mensaje llegará de forma más eficiente al visitante si lo hacemos a través de un (buen) vídeo. Pero además sacaremos otra ventaja casi más jugosa al disponer de varios vídeos, y es que tendremos un buen material para colgar en Youtube y atraer tráfico de calidad.

Sabemos que a Google como buscador, y lo mismo pasa con Youtube, le gustan los contenidos especializados, es decir, que quiere que hables de una sola cosa, con autoridad, por eso, el hecho de partir los vídeos en temáticas concretas te ayudará enormemente a lograr posicionamiento.

 

2- Título, descripción, etiquetas y subtítulos

Si hemos hecho bien los deberes y tenemos una buena nube de vídeos con temáticas muy concretas, hemos de detallar a Youtube el contenido exacto de nuestro vídeo para que pueda recomendarlo en su buscador.

Créeme, Youtube es muy listo y sus robots ya saben que has publicado antes de que lo escribas, pero también es cierto que toda ayuda es poca si queremos estar en las primeras posiciones del buscador de Youtube. Para darle un empujón a nuestro posicionamiento, hay que esforzarse en la redacción de estos puntos:

  • Título. Es la portada de libro, la frase que ha de dejar claro que vamos a encontrar en el vídeo. Si tenemos en mente posicionar nuestro vídeo (SEO) hemos de poner el foco en las palabras clave por las que quieres que te encuentren, así como hacer un titular lo suficientemente atractivo para que acaben haciendo click. No te pases con el clickbait.
  • Descripción: Al subir un vídeo en Youtube, puedes rellenar una descripción de hasta 1.000 caracteres, lo cual es mucho más de lo que necesitas pues recuerda que la gente viene a ver un vídeo, no a leer. Usa este bloque para describir un poco más el contenidos de tu video apoyándote en las palabras clave por las que quieres que te encuentren en el buscador, y no te olvides de hacer una “llamada a la acción” o poner enlaces que ayuden a generar tráfico y convertir en tu web. Otra opción es añadir una transcripción del contenido, pero mejor usar los subtítulos para eso.
  • Subtítulos: Aunque Youtube tiene su propio sistema de detección de las locuciones, seguro que al bot de Youtube le caes mejor si añades subtítulos en formato SRT, y si incluyes las palabras clave, ¡bingo! mejorarás tu posicionamiento dentro de Google de forma significativa.
  • Etiquetas: Youtube ama las etiquetas, es la mejor forma de poder relacionar tu contenido con otros y de conocer de forma precisa qué va a encontrar en tu vídeo. Pero no caigas en el error de inflar demasiado la burbuja, usa sólo etiquetas relevantes sino puede que tu contenido sea penalizado.

 

Para que sea coherente para Youtube y Google, utiliza palabras similares en todos estos puntos y no sean machacón, mejor usa un amplio rango de palabras clave que tengan una relación entre ellas y que ayuden a describir de forma precisa tus contenidos, y redacta textos con sentido, no te limites a meter palabras clave a cascoporro. Intentar engañar a cualquier buscador es un completo error.

 

3- Otros puntos que mejorarán tu SEO en Youtube

Si los anteriores tips son los más importantes, hay otros detalles que debes cuidar para lograr optimizar tu posicionamiento en el buscador de Youtube como:

  • Elige bien la categoría en la que insertas tu vídeo.
  • Una buena imagen de referencia (thumbnail) ayudará a atraer más clicks, y a más visualizaciones, mejor posicionamiento. Siempre será mejor que subas tu propia imagen que la que Youtube te pone a boleo.
  • Usa playlist temáticas para crear nichos de contenidos.

 

4- No me seas robot

 

Las páginas que anteponen el SEO a todo lo demás y son un nido de palabras clave apestan, al final parecen robots hablando. Te pido por favor que no sigas esa línea, además, te va servir de poco tomar ese atajo si no ofreces contenidos realmente útiles. Por muchas etiquetas que metas, por muchas veces que repitas las palabras clave, al final lo que te logrará subir en visualizaciones y engadgement es ofrecer contenidos de calidad. Tampoco caigas en los errores de principiante en los que yo caí en mis inicios en esto del video, ahórrate este trauma. Enfócate en hacer un vídeo que atrape, que sea útil, que ayude a diferenciarte de los demás, que además sea fácilmente digerible y esfuérzate para que sea entretenido, o al menos que no te deje en mal lugar la calidad de la imagen, y sobre todo en la calidad del sonido del vídeo. Esto último no se perdona fácilmente.

No olvides que para Youtube es muy importante el número de visualizaciones así como si tu vídeo se ve entero, por lo que enfócate en la calidad de los contenidos, planifica una estrategia, y luego trabaja el SEO para ayudar a los robots de los buscadores a identificar correctamente tus contenidos. No hay ni atajos ni trucos de magia sólo un trabajo sesudo donde al final trabajamos para crear contenidos de calidad que los buscadores quieran referenciar y que la audiencia quiera visualizar.

 

5- Abre los chacras

Youtube nos permite romper algunas de sus barreras que tienen las demás redes sociales, aprovéchalas mientras duren:

  • Vídeos de larga duración. Además de ser un buscador y una red social youtube está comiendo terreno a la TV. Esto significa que en muchos hogares se consume Youtube más que la TV permitiendo esto disponer de más tiempo para los vídeos pues se ven en tiempo de ocio. Ahora mismo resulta impensable un vídeo de 10 minutos en Instagram, tampoco encaja esta idea demasiado en Facebook, donde los vídeos se consumen como palomitas. Y no se lo digas a nadie pero sé de buena tinta que los vídeos largos tienen mejor ranking en el buscador de Youtube.
  • Hazte video blogger. Sé que esto no es para todo el mundo. Somos muchos los que nos cuesta ponernos delante de las cámaras, pero hemos de reconocer que es un fenómeno que presenta un incremento exponencial, entre otras razones por que en una sociedad tan “deshumanizada” el hecho de poder ver a una persona contando de primera mano las historias nos crea unas conexiones muy potentes, además de un incremento de la confianza que no se puede igualar con ningún texto ni ninguna foto.
  • Pide suscripciones. Ya lo tienes en tu casa, has logrado que vea al menos uno de tus videos, es un buen momento para invitarle a ver otros vídeos tuyos y para que se suscriba a tu canal. Con seguridad nadie volverá a tu web tras las primeras visitas, pero si se suscribe a tu canal de Youtube lo podrás tener cerca siempre que sigas publicando contenidos de calidad. Que no te de vergüenza pedir que se suscriban, la gente está demasiado ocupada para caer en eso y ya se sabe, quien no llora, no mama.

 

6- Promociona tus vídeos

Vamos a suponer que hemos hecho todo lo anterior. Hemos creado una estrategia de vídeos adaptados a Youtube, los tenemos ya publicados y hemos rellenado bien todos los campos para describir correctamente los contenidos de los mismos, lo que nos dará un posicionamiento orgánico de calidad, pero ¿podemos hacer más? Si, pagar para promocionar nuestro vídeos.

Realmente sigue siendo un buen momento para usar la plataforma de promoción de Youtube, no es excesivamente cara y nos permite crear segmentaciones basadas, además de las áreas geográficas, en intereses, por lo que es fácil acceder a un público con un alto interés potencial y lograr conectar con públicos muy interesantes a un coste relativamente bajo. Aprovéchalo por que como todo, no durará para siempre.

 


TIP: Si tienes pensado promocionar tus vídeos enfócate en los primeros segundos pues son determinantes, sin un inicio que enganche, tu vídeo no será nunca visto. Enfócate en el segmento al que vas a destinar el vídeo y atraviesa su corazón en los primeros 5 segundos, si no lo logras en ese tiempo, olvídate, es demasiado fácil darle al botón de “saltar anuncio”.


 

7- Comparte tus vídeos de youtube

Y por último, aunque sea obvio, comparte tus vídeos de Youtube en otros medios. Ya sabemos que cada red social hará lo posible por que subas tus vídeos de forma nativa en sus plataformas, pero no se puede tener todo, si diversificas esfuerzos en diferentes redes puede que no logres ser fuerte en ninguna. Siempre que puedas, comparte tus vídeos de Youtube para ganar visualizaciones.

También puedes ponerlo en la firma de tu email, en la presentación pdf que envías por correo electrónico o newsletters, haz referencia varias veces a tus vídeos desde tu blog, insértalo con un QR en las tarjetas de visita… Hay mil formas de rentabilizar los esfuerzos de hacer uno o varios vídeos, aprovéchalas todas y sácale el máximo partido a tu inversión en video marketing.

 

RESUMEN:

  1. El formato, así como el contenido de los vídeos, se ha de adaptar al medio donde vaya ser publicado. Copiar y pegar no funciona.
  2. Cada red social tiene sus contenidos tipo, respétalos pero a la vez sé creativo.
  3. Adapta tus vídeos a Youtube teniéndolo en mente su buscador.
  4. Contempla la posibilidad de fragmentar tus vídeos para diversificar tus puertas de entrada y así obtener más tráfico de calidad.
  5. Rellene bien toda la información a la hora de publicar un vídeo en Youtube para facilitar la indexación en su buscador.
  6. Crea contenidos de calidad, Youtube pronto descubrirá cualquier trampa y te llevará a la casilla de salida.
  7. Comparte y promociona tus vídeos de Youtube, sube tus visualizaciones y gana así posiciones en el ranking.

 

Ahora te toca a ti. Demuéstranos de lo que eres capaz.

Etiquetas:

Deja un comentario